jueves, 2 de junio de 2011

PODEMOS VIVIR AL AIRE LIBRE.

En invierno, nos resguardamos en las cuevas de las montañas donde almacenamos frutos, carne y huesos para alimentarnos.
Cuando hace buen tiempo, recogemos los frutos y nos acercamos a los ríos y lagos, donde la caza es más abundante y hay más alimento.
Podemos pescar y vivir al aire libre.
Nuestras herramientas son de piedra, huesos y palos de madera.

ELENA L

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.